TRATAMIENTO

Tratamiento

 

 TRATAMIENTO / SANACION DE FRECUENCIAS CON AUNDA

 

Cualquier persona, sin importar su edad, puede regresar de forma natural a su equilibrio corporal, mental y espiritual gracias al tratamiento con la frecuencia divina. El cuerpo recibe la frecuencia de luz que necesita para así poder disolver bloqueos energéticos en el sistema de los meridianos y además dejar que la energía fluya de nuevo libre. También la frecuencia divina purifica y clarifica el campo de energía.

 

Gracias al tratamiento de frecuencias se pueden disolver muestras negativas y bloqueos emocionales, el cuerpo se relaja, el sistema inmunitario se refuerza y las chacras se equilibran. La frecuencia divina ayuda a las propias defensas y refuerza la seguridad en sí mismo, de manera que se activan las fuerzas de curación propias del cuerpo y se lleva a cabo la cura.

 

El tratamiento se realiza con o sin contacto corporal directo. El mediador o la mediadora de frecuencias siguen un desarrollo del tratamiento concreto, el cual es parte de la lección de Attilio Ferrara. El paciente notará durante el tratamiento a través del calor, cosquilleo, pulso, etc. la frecuencia. El requisito óptimo para recibir esa luz divina es una buena relajación y creer en la curación. La frecuencia divina de AUNDA influye en cada una de las células un cambio duradero.

 

Attilio Ferrara: «El principio divino significa estar en el medio. La fuerza de la luz de AUNDA no conoce fronteras.»

 

 

Aviso importante:

 

Ninguno de los métodos propuestos sustituye un tratamiento realizado por un médico, un homeópata o un fisioterapeuta.

 

Las frecuencias divinas sirven para fomentar la salud, activar las defensas, influir positivamente en el proceso de curación y mantener la salud. Se utilizan como métodos preventivos o para acompañar una terapia médica.

 

Solamente los médicos o los homeópatas están facultados para diagnosticar.