Attilio Ferrara

 

Attilio Ferrara nació en Cerdeña en 1950 y ya desde su más tierna infancia está conectado espiritualmente. A la edad de 25 años y gracias a una experiencia espiritual muy profunda, le quedó claro cuál era su misión en la vida.

Como mensajero y sanador viaja a lo largo y ancho del mundo compartiendo sus conocimientos en seminarios. El punto principal de su mensaje, vivir el amor incondicional, posibilita a todos los seres humanos desplegarse en todos los niveles del des arrollo espiritual.

 

Es el conocimiento universal del saber y es independiente de todas las religiones, confesiones e instituciones. La libertad está en el centro.

 

El camino espiritual, de Attilio Ferrara que el mismo sigue y transmite a los demás, contiene siete lecciones que conducen de vuelta a la globalidad, a la divinidad y al amor incondicional. Aquel que quiera andar este camino según la manera de comprenderlo por Atilio Ferrara podrás recoger conscientemente tu parte divina. El camino de Attilio es revolucionario, claro y único sobre este planeta, te ofrece la posibilidad de reencontrar tu origen divino. Es un posible camino que conduce al corazón, el amor incondicional.

 

Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de adoptar estas lecciones y de encontrar nuestra verdad personal dentro de nuestro propio proceso de crecimiento. Dentro de este desarrollo el tiempo no juega un papel importante. Lo importante es incorporar en la vida cotidiana estos conocimientos espirituales.

 

Las siete lecciones de Attilio Ferrara nos devuelven muchas capacidades y nos refuerzan en el crecimiento personal: el arte de curar, la fuerza de la seguridad en sí mismo, el principio del guía interior, la fuerza de la propia fe, la capacidad de disponer energéticamente de símbolos divinos, por nombrar algunas de las muchas. Las altas frecuencias de los ciudadanos de Atlántida, del pueblo de Lemurias, de las Pléyades, los maestros y el avatar forman los escalones de vuelta a la divinidad.

 

Attilio Ferrara tiene muchos alumnos que han adoptado la primera lección, en Europa, algunos en Europa del Este, en Centroamérica, América y Australia. La mayoría de ellos enseñan al resto de las personas la lección básica de «El arte de curar». Algunos alumnos en concreto seleccionados por Attilio tienen además la tarea de enseñar otras lecciones. Nuestra abierta disponibilidad de corazón hará posible el descubrimiento de este camino. Esta lección va más allá sobre la vibración de los corazones.

 

La AUNDA healing te ayuda a ser más feliz y llenar tu vida de amor incondicional.